Una sesión de coaching oscila entre los 60 y 90 minutos. En ella, el coach formula una serie de preguntas concretas a la persona tratada para que exponga sus valores, sus aspiraciones y con qué elementos cuenta para conseguir sus objetivos. Luego, el coach cuestiona el modelo de la percepción de la realidad del "entrenado", para hacerle tomar conciencia de que existe otra visión acerca del problema de afronta y planes alternativos de actuación.

A partir de aquí, podrá definir un plan de estrategia personal, que será la vía para tomar de nuevo las riendas de su vida, darse oportunidades (prescindiendo de prejuicios previos) y recuperar la confianza en sí mismo.

Para que este trabajo sea efectivo, quien inicia este tratamiento debe tomar conciencia de lo que sucede y comprometerse día a día en el trabajo que lo llevará a conseguir que haga realidad un nuevo proyecto de vida.

En toda sesión se irán cubriendo varias etapas :