El coaching es una discplina aplicada al llamado crecimiento personal, en la que un coach (entrenador) ayuda a una persona a conseguir un objetivo introduciendo cambios favorables en su vida.

El objetivo de este método es superar el miedo al fracaso y la falta de confianza en uno mismo o de autoestima, que suelen ser las barreras que nos impiden conseguir nuestros objetivos. Del mismo modo, ayudará a mejorar habilidades sociales y emocionales para alcanzar metas personales. Por lo tanto, puede activar la motivación o reducir el estrés, y mejorar muchos aspectos de la vida personal, con la pareja, con la familia o en el trabajo.

En coaching se trabaja el autoconocimiento para tomar conciencia de la situación actual de la persona, haciendo un viaje hacia el interior de cada uno para descubrir sus fortalezas y aspectos a mejorar y viendo los obstáculos como oportunidades para crecer.


En vez de enseñar, el entrenador facilita al pupilo a que aprenda de sí mismo. En este sentido, el proceso requiere básicamente de los siguientes pasos: